Buscar
  • Por Ana Gómez ( Fotos: Jesús Vallinas )

Las impresiones de Ana en el BALLET IMPERIAL RUSO.


Contaré mis primeras impresiones y mi experiencia trabajando en una compañía de este tipo.

A diferencia de las compañías estables, que normalmente están en una ciudad concreta en la que tienen su propio teatro y sede, ésta es una compañía que pasa la mayor parte del año de gira.

El Ballet Imperial Ruso tiene su sede en Moscú y es aquí donde tienen lugar los periodos de ensayos, que no suelen durar más de una semana o 10 días entre una gira y la siguiente. Imaginad preparar dos o tres ballets completos diferentes en tan solo una semana, una auténtica locura!

La primera dificultad que me encontré, y la más grande, fue el idioma, ya que no todos en la compañía hablan inglés y las correcciones e indicaciones generales se hacen en ruso; pero cuando aprendes las 5 palabras básicas: “derecha-izquierda”, ” otra vez”, ” desde el principio”, “bien-mal”….., está prácticamente todo controlado.

Para mí lo mejor que te aporta trabajar en este tipo de compañías es que bailas mucho y coges mucha experiencia en el escenario (en un mes puedes llegar a hacer 20 funciones). Además no es una compañía muy grande, dependiendo de la gira el número de bailarines varía entre 25-35 y por lo tanto cada uno tiene varios roles dentro de un mismo ballet y no solo uno (aprender a cambiarte de traje y zapatillas en 1 minuto también es importante); lo que en mi caso me ha permitido además bailar algunas partes de semi-solista y no solo el cuerpo de baile, donde probablemente estaría destinada en otro tipo de compañías.

Lo que me llamó la atención es que en esta compañía gustan las bailarinas altas. Después de tanto tiempo recibiendo respuestas negativas por mi estatura, 1,75m, he encontrado un lugar donde esto se valora.

Después del idioma, la segunda dificultad que me encontré fue la técnica rusa, tan diferente en algunos aspectos a la que aprendemos en la escuela con Pablo y Carmina. En mi caso, es en la clase donde me corrigen estas diferencias, ya que personalmente a la hora de bailar me resulta mucho más útil la técnica adquirida en la escuela.

Para seguir comentando aspectos positivos y negativos está el tema de viajar.

En principio yo estaba emocionada con conocer países nuevos a los que si no llega a ser por trabajar aquí probablemente nunca habría visitado (China, Nueva Zelanda, Australia, varios países europeos,….). Pero también te encuentras con la otra cara de la moneda de vivir prácticamente siempre con la maleta: aeropuertos, viajes de autobús y de trenes interminables, cambiar de ciudad cada día,… Hay momentos que se hace bastante duro.

Y para terminar haciendo balance de lo que he vivido hasta ahora mi reflexión es que este tipo de compañías son para estar cuando eres joven y durante un tiempo determinado, no creo que lo vea para algo más de dos a tres años, pero cada uno encuentra su camino de una forma diferente así que hay que lanzarse y probarlo, aunque de miedo.


291 vistas
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page